s
Comisionado Ann Marie T. Sullivan, M.D
Gobernador Andrew M. Cuomo

Manejando El Estrés Traumático: Consejos para Recuperarnos de un Desastre Natural

Este documento en Adobe Acrobat | Descargar la última versión de Acrobat Reader< Oficina de Salud Mental de abandonar el sitio./p>

Cuando un desastre natural afecta a una comunidad, el trauma que resulta puede repercutir aún en aquellos que no han sido directamente afectados por el desastre.

Los desastres de este tipo pueden ser súbitos y abrumadores. En adición al golpe catastrófico a vidas y propiedades, un desastre como un tsunami, un huracán o un fuego, puede tener un impacto en aquellos que han perdido seres queridos y en otros que se sienten vulnerables como resultado de conocer acerca del desastre.

Es común que las personas que han experimentado situaciones traumáticas tengan reacciones emocionales fuertes. Comprender las respuestas normales ante estos eventos anormales puede ayudarle a lidiar efectivamente con sus sentimientos, pensamientos, y comportamiento, y ayudarle en el camino de la recuperación.

¿Qué les sucede a las personas después de un desastre u otro evento traumático?
Un estado de temor o pavor agudo y negación son respuestas típicas a desastres naturales de gran escala, especialmente justo después del evento. Ambos el temor o pavor agudo y la negación son reacciones normales para protegernos.

El temor o pavor agudo es un disturbio súbito y mayormente intenso de su estado emocional que puede hacerle sentir paralizado o confundido. La negación involucra el que usted no reconozca que algo muy estresante ha ocurrido, o no experimente plenamente la intensidad del evento. Usted puede sentirse temporalmente adormecido o desconectado de la vida.

Según pasa el golpe inicial, las reacciones varían de persona a persona. Las siguientes, son respuestas normales a un evento traumático:

¿Cómo pueden las personas responder diferente después de un tiempo?
Es importante que usted realice que no hay un patrón estándar de reacciones al estrés extremo en situaciones traumáticas. Algunas personas responden inmediatamente, mientras otras tienen reacciones retardadas, a veces meses o hasta años más tarde. Algunos tienen efectos adversos por largos periodos de tiempo, mientras otros se recuperan bastante rápido.

Un número de factores tienden a afectar la duración del tiempo requerido para recuperarse, incluyendo:

¿Cómo puedo ayudarme a mi mismo y a mi familia?
Hay una serie de pasos que usted puede tomar para ayudarle a restaurar su salud emocional y su sentido de control luego de un desastre natural, incluyendo lo siguiente:

¿Cómo puedo ocuparme de las necesidades especiales de los niños/as?
La ansiedad intensa y el miedo que usualmente sigue a un desastre puede ser problemática para los niños/as sobrevivientes, especialmente si los niños/as fueron víctimas del desastre. Los niños/as pueden estar más predispuestos a tener pesadillas y sentir miedo de dormir solos/as. El desempeño escolar puede afectarse. Otros cambios en los patrones de comportamiento pueden incluir el tener rabietas más frecuentemente, o retirarse y mostrarse solitarios.

Hay varias cosas que los padres pueden hacer y las personas que cuidan niños/as para ayudarles a aliviar las consecuencias emocionales del trauma, incluyendo lo siguiente:

Para aquellos que tratan de lidiar desde lejos.
Aún si usted no estuvo en el desastre original, usted puede experimentar un sentido de vulnerabilidad por el mero hecho de ser testigo de los resultados del desastre.

¿Cuándo debo buscar ayuda profesional?
Algunas personas son capaces de lidiar efectivamente con las demandas físicas y emocionales que trae un desastre natural, usando sus propios sistemas de apoyo. No es inusual, sin embargo, encontrar que los problemas serios persisten y continúan interfiriendo con la vida diaria. Por ejemplo, algunos se pueden sentir agobiados por el nerviosismo o una tristeza que les embarga y afecta adversamente el desempeño laboral y las relaciones interpersonales.

Los individuos que sufren reacciones prolongadas y estas interrumpen su funcionamiento diario, deben consultar a un profesional de la salud adiestrado y con experiencia. Los psicólogos y otros proveedores de salud mental pueden educar a las personas acerca de las respuestas normales al estrés extremo. Estos profesionales trabajan con individuos afectados por traumas para ayudarles a encontrar formas constructivas de manejar el impacto emocional.

Con los niños/as, las explosiones emocionales continuas y agresivas, los problemas en la escuela, la preocupación con el evento traumático, el separarse y enajenarse, y otros signos de ansiedad extrema o dificultades emocionales, apuntan a la necesidad de ayuda profesional. Un profesional de la salud mental cualificado, como es un psicólogo, puede ayudar a estos niños/as y a sus padres comprender y manejar estos sentimientos, pensamientos y conductas resultantes luego del trauma.

Gracias a la ayuda de: Richard A. Heaps, Ph.D., ABPP; Jacqueline G Lapidus, PsyD; and Rosemary Schwartzbard, Ph.D.

© 2005 American Psychological Association

© Copyright 2004 American Psychological Association

Documents from apahelpcenter.org may be reprinted in their entirety with credit given to the American Psychological Association. Any exceptions to this, including requests to excerpt or paraphrase documents from apahelpcenter.org Oficina de Salud Mental de abandonar el sitio., must be presented in writing to helping@apa.org and will be considered on a case-by-case basis. Permission for exceptions will be given on a one-time-only basis and must be sought for each additional use of the document.