s
Comisionado Ann Marie T. Sullivan, M.D
Gobernador Andrew M. Cuomo

Moviendo Sé Devuelta a la Casa

Este documento en Adobe Acrobat | Descargar la última versión de Acrobat Reader Oficina de Salud Mental de abandonar el sitio.

Cosas de tener en mente para los niños

Cuando una casa esta finalmente acabada despué s de un desastre, moviendo sé a la nueva casa es anticipado con esperanza y entusiasmo.  Finalmente, los meses largos de trabajo y preocupación han logrado la meta, y niños y sus familias pueden anticipar a volver a una rutina normal.  Los niños pueden estar excitados y ávidos a mover sé fuera de un cuarto lleno y temporal, y volver otra vez a su cuarto propio, y volver al vecindario viejo y ver amigos y lugares familiares.

En adición al entusiasmo, no es inusual cuando se esta moviendo a la casa que los niños y familias se recuerden de las memorias del desastre o tengan reacciones similares a las que experiensaron despué s del desastre.  Esto es compresible cuando se considera que la casa que se perdió no solo era una casa, pero tambié n un lugar que es símbolo de seguridad.  Moviendo sé a la nueva casa es un recordatorio de la perdida de la casa vieja y en la manera en que perdió.

Los niños se pueden poner irritables o pueden tener dificultad durmiendo.  Se pueden regresar a los comportamientos de una edad menor, pueden tener dolor de estomago, o otras quejas físicas.  Pueden expresar miedo del desastre, o talvez tienen miedo de la oscuridad o de estar solos.  Es importante para los padres realizar que estas acciones, que son normales despué s de un desastre, tambié n son perfectamente normal cuando un evento como moviendo devuelta a la casa provocan las memorias del desastre.  Usualmente, las reacciones desaparecen despué s de unas pocas semanas, especialmente si los padres son comprensivos y dan suporte, y que los niños tengan la oportunidad de hablar sobre sus sentimientos en vía de juego o arte.

Es importante para los padres dejar que los niños sepan que las reacciones son comunes cuando regresando al lugar donde paso el desastre.  Talvez pueden dejar saber a los niños que los padres tambié n experiensan estas clases de memorias y reacciones.  Es importante alentar a los niños de hablar de sus emociones y memorias del desastre.  De cualquier modo, es importante de terminar las discusiones  en una nota positiva, animando los niños a hablar de como la familia sobrevivió, como se siente ahora que casi un ano a pasado, cambios positivos que ha experiensado desde el desastre, cosas que ha aprendido desde el desastre, o consejos que ellos darían a otros niños para sentirme mejor despué s de un desastre. 

Padres pueden ayudar a los niños a reconstruir un sentido de seguridad al envolver los en desarrollando un plan de seguridad familiar con é nfasis en la seguridad del hogar y de la vecindad.  Es especialmente importante para los niños que se quedan en la casa solos que se sepan quien en el vecindario va a cuidar por ellos y asistir los en caso de emergencia.

Frecuentemente, todavía aun que la nueva casa este construida con mejoramientos sobre la casa vieja, moviendo de regreso pueden traer congoja para las cosas que ya no mas ocupan espacio–fotos, juguetes, la cobija favorita.  Es importante que los niños hablen de su sufrimiento sobre la perdida.  Deje les saber que usted tiene los mismos sentimientos.  Hable de lo que usted extraña más.  Deje que los niños ayuden en las decisiones y en la compra de muebles y decoraciones, especialmente para los cuartos de ellos, pero tambié n para otras partes de la casa.  Si mascotas fueron perdidas en el desastre, su ausencia será sentida en la casa nueva.  Es importante que hablen de la ausencia de la mascota y cuando todos esté n preparados a traer otra mascota a la familia.

Estas sujeciones no están entendidas en desanimar el entusiasmo en este momento feliz.  Simplemente son para dar confianza a la familia que es perfectamente normal sentir una mixtura de felicidad y tristeza cuando moviendo al nuevo hogar.  Es simplemente otro paso en el camino hacia recuperación.  Es importante que las emociones sean compartidas, al mismo tiempo realizando que lejos ha venido la familia y cuanto se ha reconstruido.  Hay veces que es útil hacer que los niños dibujen dos ilustraciones cuando se mueven al hogar otra vez:  una de yo mismo y mi familia el día del desastre, y una de yo mismo hoy.